Llené el depósito antes de ponerme en carretera y en buena hora lo hice porque en 180 km no había ninguna. Con lo que tenía en el depósito creo que habría llegado pero por los pelos La verdad es que en esa carretera no había nada. Sólo carretera, arboles y algún coche de vez en cuando.

Beijing 2008 fueron los Juegos de la espectacularidad, de los récords imposibles, en los que la fuerza de un país de 1.300 millones de habitantes estableció parámetros nunca vistos para el evento. Fueron los Juegos de la TV, también, que transmitió 2.500 horas. Pero no los de internet, que no vivía el auge de las redes sociales como hoy ocurre.

Cuando se pone a la marca de los clubes en una licuadora de números, el cóctel que aparece tiene, a veces, un gusto sorpresa. Este es uno de esos aos. La consultora Brand Finance realiza anualmente un estudio en el que calcula la fuerza y el valor de las marcas líderes en el mundo del fútbol.

Todo el mundo sabe que comprar por Internet es más barato. Vendiendo en línea, las tiendas no necesitan preocuparse por la cantidad de gastos a los que el comercio tradicional se tiene que enfrentar, como el alquiler de espacio, los gastos de personal y todo eso. Es por esta razón que son capaces de ofrecer los precios más competitivos y ofertas exclusivas, tales como cupones de descuento! Además, abrir una tienda en línea es mucho más fácil que abrir una tienda física.

Le contó a este diario que una vez entró al vestuario de la NBA y puso uno de sus pies al lado de las del basquetbolista Carmelo Antonhy (quien mide poco más de 2 metros de altura). No podía creer que el tipo tuviera semejantes ejemplares. «Eran Superstar blancas, básicas, pero unas canoas inmensas»..

Nunca conoceremos el nombre del autor de esta obra ni el motivo por el cual se erigió. Los historiadores llegan a la conclusión de que es un exdevoto con motivo del triunfo en alguna batalla naval que tuvo lugar en el Mar Egeo en el ao 175 antes de Cristo. Lo que sí podemos saber es que se escogió el más fino mármol blanco y gris y que quien encargó la obra no escatimó en precio..

Y los mismos camaradas con los que canté el ‘Cara al sol’, brazo en alto, en las gradas del Bernabéu, eran los que encontraba después en las manifestaciones y mítines del MSR, AN, Democrácia Nacional, o Espaa 2000. Eran los que me cruzaba en la Librería Europa, el Pub La Bodega, u otros puntos de encuentro para nacional socialistas. Eran los que veía en los conciertos de «música patriótica» de Estirpe Imperial, Batallón de Castigo o División 250.